3) Producción de textos escritos

EscribiendoLa propuesta para Segundo año plantea un acercamiento distinto a lo que habitualmente hace la escuela tradicional, que es trabajar a partir de copias y dictados, con la idea de que mediante la práctica de esas actividades se aprende a escribir bien. En este caso, escribir bien es sinónimo de tener buena letra y reproducir fielmente aquello que el docente escribe en la pizarra o dicta. En definitiva, para la escuela tradicional, la escritura es una actividad caligráfica.

Según la propuesta para Segundo año, y sobre la base de lo propuesto por el Ministerio de Educación, escribir es un proceso complejo, de alto compromiso cognitivo, que requiere la participación activa del escritor, quien pone en ejercicio varias operaciones mentales en las diversas fases por las que pasa la elaboración de un texto.

Los niños dictanAhora bien, la tarea de escribir tiene relación con una función comunicativa específica. Es decir, se escribe con una finalidad, un objetivo o un propósito comunicativo determinado.

Es el docente el encargado de crear estas situaciones reales para que a los y las estudiantes les interese, motive y desafíe escribir. Por lo tanto, todas las actividades de escritura que se proponen en el aula de clase tienen una finalidad sentida por las y los estudiantes. Y es solo cuando las y los estudiantes se involucran afectivamente en la tarea de escribir, que comienza a tener sentido la enseñanza detallada de todos los subprocesos que implican el manejo eficiente de esta competencia.

Ese proceso de enseñanza deberá estar enmarcado en un ambiente de interrelación, de diálogo y debate entre pares y maestros. Luego, el proceso de perfeccionamiento o pulimento será más individual.

Algunos ejercicios para trabajar escritura con los niños y niñas.