ACTIVIDADES PARA TRABAJAR EL PRIMER MOMENTO

En este primer momento, se plantea desarrollar cuatro aspectos: la conciencia léxica (del vocabulario), la conciencia semántica (del significado de las palabras), la conciencia sintáctica (de la relación entre las palabras) y la conciencia fonológica (de los sonidos). La conciencia semántica se trabaja íntimamente unida al desarrollo fonológico y léxico, por cuanto siempre se privilegia la dotación de sentido, antes que la ejecución de actividades mecánicas y repetitivas.

Si bien los cuatro aspectos de este primer momento se desarrollan simultáneamente, se proponen actividades diferenciadas que apunten al desarrollo de estas conciencias, para que el docente las integre de la mejor manera.

El desarrollo del primer momento es eminentemente oral. Se pueden utilizar, como apoyo, distintos elementos gráficos (láminas, cuentos sin palabras, recortes, dibujos realizados por los y las estudiantes y docentes), así como una variada selección de canciones, trabalenguas, rimas y cuentos.

a. Actividades para desarrollar la conciencia léxica

Las actividades propuestas para la conciencia léxica permiten desarrollar diversas destrezas referidas al lenguaje
oral y escrito, así como la creatividad de niñas y niños. Entre ellas están:

EJERCICIOS

1

2

3

4

5

b. Actividades para desarrollar la conciencia fonológica

La conciencia fonológica permite que las y los estudiantes identifiquen y reconozcan los sonidos que conforman las palabras. Es importante advertir que estos ejercicios son únicamente orales, sin utilizar la graficación de las letras.

Tampoco debemos utilizar los nombres de las letras sino solamente su sonido, por ejemplo: para el sonido de “j” diremos solamente /j/1, pero no mencionaremos
su nombre, “jota”, ya que lo que importa aquí es que las y los estudiantes logren identificar y diferenciar los distintos sonidos del castellano. (Ver en el apartado 2.2. Segundo momento, el cuadro de fonemas del castellano y su representación gráfica.)

Una clave importante para estos ejercicios es que, al pronunciarlos aislados, se los alargue para hacerlos más notorios (/aaaa/, /nnnn/, etc.). Cuando se trata de una palabra completa, no se la debe fragmentar en cada uno de los sonidos o sílabas, sino pronunciarlos alargados, a fin de no perder la unidad de la palabra y evitar tanto la segmentación en fonemas como la fragmentación en sílabas.

Por ejemplo, la palabra “mano” la pronunciaremos /mmaannoo/, pero evitaremos decir /m/ /a/ /n/ /o/ (fragmentación en fonemas) o /ma/ /no/ (fragmentación en sílabas).

Los ejercicios que presentamos a continuación los realizaremos, primero, con palabras seleccionadas por nosotros o tomadas de rimas, canciones, trabalenguas, etc., para luego hacerlo con las nueve palabras que recogen todos los fonemas del castellano. Estas nueve palabras están organizadas en tres series:

• Primera serie: mano, dedo, uña, pie.
• Segunda serie: lobo, ratón, jirafa.
• Tercera serie: queso, leche, galleta/yogur.

Recordemos avanzar desde lo más simple a lo más complejo. Al inicio, emplearemos palabras cortas, para luego trabajar palabras más largas y complejas.

EJERCICIOS

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

  1. En este caso, escribimos los sonidos entre dos líneas diagonales (/…/) para significar que estamos representando los sonidos (escritura fonética), y no las letras, que representaremos aquí entre comillas. En algunos casos, la escritura fonética es igual a la escritura ortográfica habitual de las letras (/f/ para “f”), pero en otras es diferente, como la escritura del fonema /k/, que representa tanto a la letra “c”, como a “qu” o “k”.